Llevar una dieta saludable muchas veces es difícil porque no conocemos bien cómo combinar los alimentos. A mí me sucedió muchas veces, trataba de comer lo más saludable posible, pero no veía ningún resultado. Ni a corto ni a ningún plazo prácticamente.

Los alimentos que consumimos dictan nuestro día, si te da sueño después de comer es porque tu plato no estuvo bien balanceado. Ni qué decir si después de comer te sientes fatigado, pesado, reventando, etc. Saber combinar tus comidas para que sean lo mejor que le puedes dar a tu cuerpo es algo realmente fácil, sólo debes aprenderte estos datos que proponen los expertos de la Escuela de Salud Pública de Harvard.

DIVISIÓN DEL PLATO

Plato del buen comer

Lo primero que debes hacer es imaginar tu plato de comida redondo. Bien, ahora pártelo en 4 partes iguales. 2 cuartos de este plato, es decir, la mitad, deben ser alimentos vegetales y frutas. Se recomienda mayor cantidad de vegetales que frutas, ya que las frutas normalmente contienen mayores niveles de azúcar. (El azúcar es algo que debes evitar, en otro artículo hablaremos de eso).

Ahora bien, 1/4 del plato debe ser alimento del grupo de los cereales. Los cereales es un grupo alimenticio básico que debe estar presente en todas tus comidas. Son la principal fuente de energía, por lo que no debes dejarlos pasar. Más adelante veremos algunos ejemplos de ellos.

Por último, la cuarta parte restante del plato del buen comer deber ser proteína. Aquí pueden entrar leguminosas o alimentos de origen animal. Recuerda que las proteínas son buena fuente de vitaminas y minerales esenciales para tu cuerpo, por lo tanto es súper importante que las consumas.

GRUPOS ALIMENTICIOS Y EJEMPLOS

Ahora que sabemos qué incluir en nuestro plato saludable, vamos a ver qué tipo de alimentos podemos consumir. Aquí es importante que le pongas un poquito de creatividad a la cocina y aprendas a preparar alimentos bien balanceados.

Como ya vimos, el primer grupo son los Vegetales y Frutas, aquí probablemente te imagines qué clase de alimentos puedes incorporar, sin embargo, cabe resaltar qué existen alimentos que suelen ser confundidos. Por ejemplo, la Papa o el elote no son vegetales, ni frutas. ¿Cuáles alimentos sí lo son?, tenemos muchísimos para escoger: jitomate, espinaca, lechuga, nopales, calabaza, melón, papaya, piña, mango, y un largo etcétera.

El segundo grupo alimenticio son los Cereales. En esta parte del plato puedes incluir también los Tubérculos, como la papa o la zanahoria. Los cereales más comunes son el trigo, maíz, arroz, avena, amaranto, etc. En cuestiones prácticas, si comes tortillas o pan, estos pertenecen a este grupo.

El tercer grupo del que hablamos son las Proteínas y Leguminosas, como ya lo habíamos mencionado, entre las proteínas de origen animal se encuentra el pescado, pollo, carne de res o cerdo, etc. Y entre las leguminosas más comunes están frijoles, lentejas, habas, garbanzos, alubias y soya. Las proteínas de origen animal tienen muchas vitaminas y minerales que ayudan que tu cuerpo realice sus funciones correctamente.

EN CONCLUSIÓN

No hay alimentos buenos ni malos, sólo debes aprender a combinarlos bien para lograr tus objetivos y sobretodo nutrirte correctamente.

Además de alimentarte bien, debes procurar mantenerte activo. Realiza actividades físicas todos los días, como correr, caminar, hacer algún deporte. Mantente hidratado en todo momento, esto también es parte de cuidarte. Tomar al menos 2 litros de agua al día te hará verte y sentirte bien.

 

 

Fuentes:
http://www.noalaobesidad.df.gob.mx
https://www.hsph.harvard.edu/

Autor: Paul Soberanes

Un nerd que una vez empezó a correr y desde entonces trata de motivar a otros para que hagan lo mismo.