¿Cuántas veces te has propuesto empezar a correr pero simplemente no lo has hecho? Ya sea porque piensas que no tienes la condición física necesaria, o porque no sabes por dónde empezar.

Hay muchas guías para principiantes en Internet, pero de todas las que has leído crees que todavía te hace falta algo que te empuje a hacerlo.

A mí me sirvieron muchísimo los consejos que me dieron cuando recién iniciaba, así que en esta ocasión quiero compartirte mis 5 consejos básicos y que para mí son cruciales para todos los que quieren empezar a correr.

1. SÉ ESPONTÁNEO

Cuando te den ganas de correr, hazlo. No lo pienses mucho, no esperes a tener los mejores tenis o el mejor gadget. Incluso si no conoces ninguna técnica, no importa. Si quieres empezar a correr debes hacerlo ya, ahora que tienes la motivación.

2. RODÉATE DE PERSONAS AFINES A TI

Correr en solitario es aburrido, así que te aconsejo buscar personas que corren y acercarte a ellas. Puedes seguirlas en redes sociales, eso te ayudará a mantenerte motivado.

Obviamente, te aconsejo correr acompañado. Así no tendrás justificación para no ir a correr cuando te toque entrenamiento o cuando quieras detenerte. Además de que cuando puedas mantener una conversación corriendo te darás cuenta de que ya pasaste a otro nivel.

3. asegúrate de no aburrirte

Correr en el mismo parque y ver las mismas vistas te resultará aburrido. Mi consejo es que busques rutas o parques seguros para correr y alternes entre ellos, así te resultará menos aburrido.

Asegúrate de hacer una buena playlist y poner música que te haga sentir ese power, así te sentirás más motivado. Trata de seguir el ritmo de la música, te hará correr mejor.

4. organiza tu descanso

Cuando termines de correr te vas a sentir con mucha energía. Esto es porque el running activará tu metabolismo, por este hecho, cuando llegues de correr no podrás dormir aunque lo intentes.

Te recomiendo programar tus entranamientos mínimo 2 horas antes de que llegue la hora de dormir, para que puedas asimilar tu energía y descansar apropiadamente.

5. mentALÍZATE

No siempre tendrás ganas de ir a correr. Aunque te agrade mucho el running, por más que lo llegues a amar, no siempre tendrás la motivación para hacerlo.

Cuando tengas ganas de quedarte en casa o salir con tus amigos, hazlo. No debes sentirte prisionero del running, recuerda que también tienes una vida qué atender. Pero que esas pausas no duren mucho, puedes saltarte un entrenamiento o dos, pero cuando sientas que tu motivación no ha regresado, te aconsejo echar mano de tus recuerdos para encontrarla. Puedes ver tus fotos corriendo o los mensajes que tus amigos te escriben cuando logras alguna meta.

Autor: Paul Soberanes

Un nerd que una vez empezó a correr y desde entonces trata de motivar a otros para que hagan lo mismo.